Clases de árabe para adultos

clases de árabe para todos en Madrid

¿Mamá? ¿Puedes oírme? Hace mucho que no hablamos. Yo vengo mucho, pero tú no me respondes. Te noto muy fría últimamente. Desde que te hablé de mi experiencia con mis clases de árabe para todos no has vuelto a prepararme cocido, como a mí me gustaba.

Te voy a seguir contando, porque he estado yendo a unas nuevas clases de árabe de verdad que enseñan en Madrid. Son una pasada, la gente que va es mayor y está muy motivada. Ya sé que a ti te gustan más los niños, recuerdo cómo jugábamos cuando era yo pequeño y cómo dejaste de jugar conmigo cuando me hice mayor y tuviste el accidente de coche.

Lo que más me gusta de estas clases es que enseñan de todo lo que hay que saber para ser un adulto: cambiar las ruedas del coche, freír un huevo, pedir un aumento de sueldo, recoger la caca del perro, usar bien las escaleras mecánicas del metro… ¡Y todo ello en árabe!

Y tú te preguntarás: ¿son necesarias clases de árabe para españoles para conseguir todo esto? Pues a lo mejor no. O a lo mejor sí. Yo solo sé que estoy disfrutando como un enano, y eso me hace regresar a mi feliz infancia.

¿Tú qué tal? ¿Sigues con tus cursos de cocina? Te quedaron muy bien los gusanitos que preparaste la última vez, muy crujientes. Me encantan las cosas que preparas. Por cierto, me he echado novia. Ya te la traeré, es muy maja y también habla con las lápidas.

Espero que pronto pueda hablarte de más clases de árabe para españoles que he visto en internet. Seguro que se aprende un montón, por ejemplo a cambiar las ruedas de las motos, que eso no lo enseñan en otro sitio. Bueno, madre, te voy dejando, que ya he alcanzado las 300 palabras que necesitábamos para este artículo.

Anuncios
Clases de árabe para adultos

Clases de árabe para todos

clases de árabe en MadridHola, mamá, soy yo otra vez, vengo a hablarte de mi experiencia con las clases de árabe en Madrid de las que te hablé. Estoy tremendamente contento y quiero compartirlo contigo, la que me dio la vida de sus entrañas.

Como te comenté, he conocido a muchos jubilados, y son gente maravillosa. Solo quieren aprender y aprender, pero como tienen el cerebro viejito, les cuesta mucho consolidar los temas y siguen preguntando las cosas mil veces. A mucha gente les irrita, pero a mí me llena de ternura. No hay que dejar de aprender nunca.

Las clases de árabe dialectal me gustan mucho. Es maravilloso poder comunicarse con la gente normal, la gente que de verdad encuentras en la calle. Hasta ahora solo podía comunicarme con presentadores de televisión y dibujos animados, pero ahora puedo hablar con taxistas, fruteros y futbolistas.

En cuanto al tiempo, hace mucho frío. Se nota mucho la llegada del invierno, lo noto en los huesos, aunque soy muy joven. Menos mal que estoy dando clases de árabe en grupo, me ayuda a estar calentito, cuando nos juntamos así todos juntitos es un placer, nuestros calores corporales se suman y no volvemos a sentir frío.

El frío es muy malo para todo, salvo para conservar los alimentos. Tú dejas un filete sin refrigerar y se pudre, pero si refrigeras a un humano, se muere. Hay que tener mucho cuidado con eso, confundir un filete con un humano puede dar con tus huesos en la cárcel. Yo ya he estado en la cárcel y no me gustó mucho la experiencia. Hay gente maja, pero también gente muy turbia.

Bueno, no te entretengo más, que tienes que estar muy ocupada apartándote gusanos. Espero que algún día puedas venir conmigo a mis clases de árabe populares, y aprendemos juntos a escribir garabatitos y hablar árabe. Es más fácil de lo que piensas.

Clases de árabe para todos

Cursos de árabe económicos

¡Mamá! ¡He decidido apuntarme a los cursos de árabe en Madrid! No me mires así, soy un outsider, un vividor, quiero ser el más molón del barrio y hablar raro.

Ya se que hay muchas letras árabes difíciles de pronunciar, como la ain, la ghain y la ensalada de pasta, pero sé que superaré todas las dificultades y podré ser un gran experto en la lengua árabe.

Cursos de árabe Madrid

No te preocupes por el dinero, los cursos de árabe económicos no cuestan mucho dinero, así que no me voy a quedar pobre. Además, si me quedo pobre al menos sabré árabe, seré el más molón de todos los mendigos, que a fin de cuentas es mi mayor objetivo: ser el más molón.

Tampoco te pienses que voy a estar rodeado de niños, son cursos de árabe para adultos, así que voy a estar con gente seria y responsable como yo. Y jubilados. Los jubilados tienen mucho tiempo, siempre están haciendo cursos.

Y ya no te aburro más, mañana mismo me apunto. O ya si eso el lunes, que ya es viernes y me apetece salir de fiesta. ¿No crees? Los fines de semana son los mejores días de la semana. Lástima que se llamen fines. No me gustan los fineses.

Te iré contando más sobre esos cursos de árabe para todos los niveles, mamá, verás qué interesante. A lo mejor tú un día te apuntas conmigo y seremos madre e hijo felices. O no, porque siempre te estoy trayendo flores y tú ni sales de la lápida a darme las gracias.

Cursos de árabe económicos